Muchas personas nos preguntan sobre la conversión al judaísmo caraíta y cuál es el proceso. Las siguientes líneas responden a esa inquietud.

Antes de considerar la conversión al judaísmo caraíta, cada persona debe estar consciente de lo que eso significa, y las consecuencias y los beneficios relacionados con la conversión. Es importante entender que la “conversión” al judaísmo no es nada como la conversión a ninguna otra religión. Cuando uno se “convierte” al judaísmo, no es meramente un cambio de “religión,” es decir, cambiar de creencias y prácticas religiosas. Convertirse al judaísmo significa dejar de ser natural del grupo étnico en el cual nació y ser adoptado a la familia y grupo étnico de los israelitas - los hijos de Jacob. El resultado de dicha “conversión” es que la persona llega a ser como si hubiera nacido de la misma familia de Jacob. O sea que uno que se convierte al judaísmo es como si sus padres y sus abuelos y todos sus antepasados eran judíos de nacimiento. En otras palabras es una especie de “naturalización” a la nación de israelitas.

Por favor entienda que durante medio milenio el movimiento caraíta no aceptaba nuevas conversiones a sus filas de judaísmo. La razón principal era que en la edad medieval el movimiento caraíta sufrió de mucha persecución, no sólo de parte de los que no eran judíos, sino también de entre los judíos ortodoxos. Llegó el momento en que los líderes caraítas decidieron dejar de aceptar gente nueva, con el fin de evitar esa persecución. Con el tiempo esa decisión llegó a ser costumbre y práctica general.

En el año 2007, se realizaron las primeras conversiones caraítas desde aquella época, en la única sinagoga judía caraíta del nuevo mundo, en California, EEUU. Fueron aprobadas por el Consejo de Sabios Caraítas en Israel. Dichas conversiones se llevaron a cabo después de educar a los interesados en las enseñanzas, prácticas y costumbres del caraísmo y prepararlos para ser aceptados a la comunidad oficialmente.

La educación mencionada la proporcionó la Universidad Judía Caraíta, la cual cumple su educación de candidatos por medio de la Internet. El curso completo se realiza en un plazo de 14 meses, durante los cuales se estudia todo lo básico del caraísmo con material escrito y conferencias mensuales. Después de aprobar los estudios, cada alumno se presenta ante el tribunal que oficia la ceremonia en California en la fecha señalada para ese propósito.

Así el proceso enumerado es el siguiente:

1.Las parejas deben estudiar y convertirse juntas. Si el marido o la mujer no se desea convertir, tampoco lo puede hacer el otro. Son los dos o ninguno. No puede haber familias divididas en el judaísmo caraíta. También los hijos menores de 18 se deben convertir junto con sus padres; y los que cumplirán 18 años antes de la fecha de conversión, deben tomar y aprobar el curso por separado.

2.Los hombres tienen que hacerse circuncidar durante los primeros tres meses del curso (si no lo hicieron antes). En la fecha de conversión, cada circuncisión será examinada por el tribunal antes de la ceremonia.

3.En seguida de la ceremonia de conversión, las parejas harán ceremonia de matrimonio judíocaraíta, con anillos nuevos.

Los detalles de todo este proceso serán explicados antes de terminar el curso de la UJC.

Es muy importante que entienda que el pueblo judío en general es un pueblo muy odiado y despreciado en el mundo, a pesar de que los mayores adelantos en la medicina, las ciencias, la tecnología y la economía fueron y son contribuidos por judíos. Las leyes de los países civilizados y más adelantados son basadas en la Ley de la Toráh, es decir los cinco primeros libros de las Escrituras.

Desde los tiempos bíblicos hemos sido perseguidos, torturados, asesinados, y masacrados sólo por el hecho de ser judíos, y otras veces por no aceptar la conversión a otras religiones, como la cristiana y la mahometana, entre otras. Los tiempos no han cambiado mucho en ese sentido. En la mayoría de países somos una pequeña minoría entre los habitantes, y porque insistimos en guardar nuestra identidad hebrea, somos despreciados entre los de otras religiones. En el mejor de los casos, somos tolerados, pero nunca confiados.

El ciclo de educación y conversión oficial al judaísmo caraíta abarca casi dos años, generalmente empezando la educación en Octubre del primer año y terminando con la conversión en Agosto del siguiente año. Durante el segundo año de ese ciclo, se aceptan formularios de solicitud para la matrícula en el curso de la Universidad Judía Caraíta.

Si desea más información tocante a este proceso, le puede escribir un mensaje electrónico al Decano del Departamento Latino de la UJC, a esta dirección:

decano.ujc@kjuonline.com