El principio fundamental del Caraísmo es así: “Escudriña las escrituras y no confíes en mi opinión”. Ya que al fin, cada uno de nosotros es responsable de sus propias decisiones y actos, es importante que cada uno de nosotros examine los problemas religiosos que conciernen a su vida diaria. Aunque se nos alienta a buscar la opinión de otros, es indispensable que no aceptemos esas opiniones sin comprobar que tienen sentido en el contexto de la narrativa Bíblica. Incluso deben verificarse las interpretaciones resultantes de este trabajo para asegurarse de que son compatibles con el mensaje del Tanaj. Una mente abierta y un investigador motivado, trabajando con las herramientas correctas, entenderá gradualmente las complejidades de la Biblia Hebrea y podrá decidir independientemente cuales son las interpretaciones correctas.

Traducido por: Baruj Prieto