Las objeciones lógicas a la “Ley Oral” no tendrían sentido si no se apoyaran en firmes evidencias Bíblicas. Seguidamente les damos algunos de los muchos ejemplos que demuestran que la Ley Escrita es la única instrucción de Dios dada a los Israelitas:

1) Entonces YHWH, tu Dios, te hará prosperar . . . porque YHWH volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres, cuando obedezcas a la voz de YHWH, tu Dios, y guardes sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la Ley (Deuteronomio 30:9-10)

2) y Moisés escribió esta Ley, y la entregó a los sacerdotes, hijos de Levi... (Deuteronomio 31:9)

3) cuando vaya todo Israel a presentarse delante de YHWH, tu Dios, en el lugar que él escoja, leerás esta Ley ante todo Israel, a oídos de todos ellos. (Deuteronomio 31:11)

4) Nunca se apartará de tu boca este libro de la Ley (Torah) , sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está escrito en él. (Josué 1:8)

5) Después de esto leyó todas las palabras de la Ley, las bendiciones y las maldiciones, conforme a todo lo que está escrito en el libro de la Ley. No hubo palabra alguna de todo cuanto mandó Moisés que Josué no hiciera leer delante de toda la congregación de Israel, de las mujeres, los niños y los extranjeros que habitaban entre ellos. (Josué 8:34 - 35)

Este último versículo sería suficiente resumen de toda la argumentación Caraíta. Declara explícitamente que Josué leyó todas y cada una de las palabras que Moisés ordenó leer. "Leer" algo implica que este algo está escrito. En este caso, el versículo indica que él leyó el texto “tal como está escrito.” Sí Moisés hubiera dado una segunda "Torah Oral" a los Israelitas, Josué no habría podido "leer" todas las palabras que Moisés había ordenado. Además, el versículo 1 afirma que la única cosa que nosotros debemos hacer para que YHWH se agrade de nosotros es seguir los mandamientos escritos. Esto niega la importancia de una supuesta “Ley Oral.” Ya que Dios no daría una “Ley Oral”, qué como los Rabinos aseguran es religiosamente obligatoria, y luego negaría su importancia.

En conjunto estos versículos muestran que los Israelitas recibieron una sola ley de YHWH, que todas las palabras de la ley fueron escritas de modo que pudieran ser leídas y obedecidas por la nación de Israel para ganar el favor de YHWH.

Traducido por: Baruj Prieto