En este artículo enfocaremos varios aspectos relacionados con los comentarios presentados por algunos de nuestros amigos, esperando que con la ayuda de Iehowá podamos aclarar los conceptos y llegar a un entendimiento mayor de este asunto tan controvertido entre muchos. Digo que "entre muchos" porque para mí el asunto está resuelto (aunque sólo fuera hasta que venga el "Sacerdote que enseña", mencionado por el profeta Azaríah - 2 Crónicas 15:2-4). (Yo lo invoco y lo pronuncio de la manera mencionada, porque, entre otras razones, así lo pronuncia el texto recibido y aceptado por TODOS los judíos habidos y por haber: el texto de los Masoretas.)

#1 OPINIONES Y TEORIAS: Está claro que el Nombre "יְהֹוָה" es un tema muy controvertido por los "estudiosos" del texto hebreo sagrado que hoy llamamos "Sagradas Escrituras" o "Tanáj". No hay duda de que existen varias teorías sobre la pronunciación original exacta del tetragrama y sobre cómo lo pronunciaban los antiguos israelitas. A la larga, es posible que los proponentes de cada teoría no serán convencidos por los argumentos de los demás. Este hecho es histórico y actual. Todos lo sabemos. Cada cual tiene su opinión con respecto a eso.

#2 PROHIBICION y/o ABSTENCION: También está claro que algunos (como los judíos fariseos ) alegan que "el Nombre de nuestro Dios es demasiado sagrado como para pronunciarlo a diario, y que por lo tanto debe ser sustituido con palabras como "Dios", "Adonai", "Jashém", "Creador", "Señor", etc." Ellos alegan (sin apoyo de las Escrituras) que el que intente pronunciarlo de cualquier manera (buena o mala) comete el pecado de BLASFEMIA. Además alegan que a eso se refiere el Mandamiento "No tomarás el Nombre de Yehowáh 'en vano'." Dicen, además, que supuestamente la verdadera pronunciación se ha perdido con el paso del tiempo (después de haberlo suprimido ellos mismos).

Otros, sin ser fariseos, toman una parte de dicha idea, y opinan que "ya que no se sabe cómo se debe pronunciar 100% correctamente, nos debemos abstener de intentar pronunciarlo, por evitar cometer el mismo pecado de blasfemia o porque supuestamente estaríamos invocando nombres de dioses ajenos sin querer." Entre los que dicen esto último está la mayoría de caraítas "viejos" y "egipcios". En el caso de los fariseos, se trata de tergiversación del Mandamiento y de "mandamientos de hombres aprendidos de memoria." En el caso de los caraítas, se trata de prácticas y costumbres de muchos siglos, en parte por evitar la persecución de los rabinos, y en parte por haber olvidado lo que dice la Toráh al respecto.

#3 ¿QUE DICE LA ESCRITURA? Sea cual fuere la opinión o el entendimiento de cada cual tocante a este tema y asunto, tenemos la Palabra de Iejowá (o Yehováh), contra la cual no podemos discutir. Y, ¿qué dice Yehowáh sobre el tema? Empecemos desde el principio: el Génesis."Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Yehowáh."(Gen. 4:26) Recuerda que estas palabras, así como la totalidad de la Toráh, le fueron dictadas a Moisés por Yehowáh y él las escribió como testimonio de lo que Yehowáh ha dicho. (Éxodo 24:3-4) Son muchos los pasajes que mencionan la invocación del Nombre en la antigüedad, lo cual nos da a entender que su Nombre no sólo era conocido, sino que era ampliamente invocado (pronunciado). Esto ocurrió muchos siglos antes de que hubiera un Pueblo llamado Israel.

Luego leemos el Mandamiento de Éxodo 20:7 - "No tomarás el nombre de Yehowáh tu Dios en vano (Véase el artículo de Nehemia Gordon sobre este tema); porque no dará por inocente Yehowáh al que tomare su nombre en vano." Esto se refiere al juramento en el Nombre de Yehowáh. De esto hablaré más adelante. En ningún lugar de las Escrituras dice que el Nombre de Nuestro Dios es tan sagrado que no lo debemos pronunciar. En ningún pasaje dice que si no estamos seguros de pronunciarlo correctamente, debemos abstenernos de invocarlo. En ninguna parte dice que Yehowáh nos castigará si le pronunciamos mal el Nombre, porque no lo sabemos pronunciar bien. No existe tal mandamiento. De hecho, sería injusto que Yehowáh nos dijera eso, sabiendo que llegaría el día en que muchos habrán olvidado la pronunciación exacta, y que a pesar de eso muchos querrían invocar su Nombre, para rogar que nos perdone las maldades que hemos cometido. Oyeme claramente lo que digo ahora: ¡¡ES IMPOSIBLE INVOCAR A YEHOWAH SIN PRONUNCIAR SU NOMBRE!! NO ES POSIBLE INVOCAR SU NOMBRE CON ALGUNA OTRA PALABRA HEBREA O ESPAÑOLA, O PORTUGUESA, O DE NINGUN OTRO IDIOMA HABIDO O POR HABER! PORQUE NINGUNA OTRA PALABRA ES SU NOMBRE. Dios no es su nombre, ni Adonai, ni Elohim, ni Señor, ni Creador. Ninguna de esas palabras o atributos de Yehowáh es su Nombre. ¡¡¡Sólo Yehowáh es su nombre!!!!! Éxodo 3:15 dice: "Además dijo Elohim (Dios) a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Yehowáh, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. ESTE es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos."

E Isaías 42:8 dice: "Yo Yehowáh; ESTE es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas." ¿Cómo habremos de "recordar su Nombre" si no lo mencionamos? Dices que le podemos llamar "Adonai" o "Elohim", pero si sólo mencionas sus atributos, no estás mencionando su Nombre! Si la gente nunca menciona mi nombre (Daniel), por ejemplo en la dirección de una carta, ¿cómo sabré si es a mí que dirijen la carta? ¿Qué tal que me escribieran a la dirección de: El Hombre de la Ciudad de Dallas, Texas? ¿Llegaría a mis manos esa carta? O ¿cómo sería que siempre me dijeran “¡Oye Decano!”? Está claro que yo me sentiría decepcionado porque nadie se acuerda de mi nombre: Daniel. Y esto me lleva al siguiente punto:

TENEMOS MANDAMIENTO DE INVOCARLE POR SU NOMBRE, DE MENCIONARLO, DE JURAR POR SU NOMBRE, DE ALABAR SU NOMBRE, DE BENDECIR SU NOMBRE, ¡¡DE HACER CONOCER SU NOMBRE!!

Deuteronomio 10:20 "A Yehowáh tu Dios temerás, a él solo servirás, a él seguirás, y por su nombre jurarás."

Deuteronomio 28:10 "Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Yehowáh es invocado sobre ti, y te temerán."

Deuteronomio 32:2-3 "Goteará como la lluvia mi enseñanza; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba; Porque el nombre de Yehowáh proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios."

Nehemías 9:5 "Y dijeron los levitas Yeshúa, Cadmiel, Bani, Hasabnías, Serebías, Hodías, Sebanías y Petaías: Levantaos, bendecid a Yehowáh vuestro Dios desde la eternidad hasta la eternidad; y bendígase el nombre tuyo, glorioso y alto sobre toda bendición y alabanza."

Job 1:21 "y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Yehowáh dio, y Yehowáh quitó; ¡sea el nombre de Yehowáh bendito!"

Salmos 113:1 "Alabad, siervos de Yehowáh, Alabad el nombre de Yehowáh."

Joel 2:26 "Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Yehowáh vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado."

Sofonías 3:9 "En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Yehowáh, para que le sirvan de común consentimiento."

Salmos 96:2 "Cantad a Yehowáh, bendecid su nombre; Anunciad de día en día su salvación."

1Crónicas 16:8 "Alabad a Yehowáh, invocad su nombre, Dad a conocer en los pueblos sus obras."

2 Crónicas 7:14 "si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra."

Salmos 80:18 "Así no nos apartaremos de ti; Vida nos darás, e invocaremos tu nombre."

Joel 2:32 "Y todo aquel que invocare el nombre de Yehowáh será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Yehowáh, y entre el remanente al cual él habrá llamado."

Ahora dime, estimado hermano, ¿Como puedo cumplir estos mandamientos sin hacer todo lo que está a mi alcance por conocer su nombre para poder pronunciarlo? Jeremías 16:21 "Por tanto, he aquí les enseñaré esta vez, les haré conocer mi mano y mi poder, y sabrán que mi nombre es Yehowáh."

NO TENGO OPCIÓN. Tengo la OBLIGACIÓN de aprender a decir su Nombre, para que pueda cumplir esos mandamientos tan vitales para mi existencia. Y si me lo aprendo de manera equivocada, Yehowáh no me condenará, ni me matará. Porque él es Dios Perdonador, Clemente y Misericordioso, lento para la ira y grande en misericordia. Sencillamente me lo hará conocer debidamente a su tiempo. El "Temor de Dios" no es tenerle miedo. El Temor de Yehowáh es el principio de la sabiduría. Pero temerle no es tenerle miedo; más bien es atenderle y cumplir sus mandamientos. ¡Si no sabes cómo invocarle, aprende a hacerlo, porque de eso depende tu salvación y la de todo Israel! En el día del juicio, Yehowáh no te preguntará si tenías razón o si la tenía otro. El te preguntará si cumpliste sus mandamientos. ¿Y si le tuvieras que decir "no te invoqué, porque tenía miedo de pronunciar mal tu nombre..." ? ¿Entonces qué? ¿Te podrás excusar?

El que invoca a Yehowáh diciendo "Yavé", "Jehová", "Yahwe", "Yihweh", "Yahuweh," "Iaue," "Jehovah," "Yah" o "Yehováh" o "Iejowá" o alguna otra versión u otra pronunciación, no peca si está convencido de que así se dice. Lo importante sobre todo es que hagas el esfuerzo de cumplir sus mandamientos, invocándole de todo corazón. El pecado no es sólo hacer lo malo. También es dejar de hacer lo bueno.

Mira lo que les dice Yehowáh a los extranjeros que desean unirse al pueblo de Israel: Jeremías 12:16 “Y si cuidadosamente aprendieren los caminos de mi pueblo, para jurar en mi nombre, diciendo: Vive Yehowáh, así como enseñaron a mi pueblo a jurar por Baal, ellos serán prosperados en medio de mi pueblo.”

Daniel ben Immanuel (Derechos Reservados © 2012)


Si deseas conocer más sobre este tema, escríbele a: caraita@caraitas.org