“Si el profeta habla en nombre de Jehová, y no se cumple ni acontece lo que dijo, esa palabra no es de Jehová
(Deuteronomio 18:22).

Ciertos escribas y fariseos pidieron a Jesús una “señal” como prueba de que era el mesías. Jesús contestó: “señal NO le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días Y tres noches, así estará el hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.” Mateo 12:39-40.

¿¡NINGUNA SEÑAL!? ¿Por qué no les dijo Jesús que él había nacido de una “virgen”; nacido en Belén del linaje de David; había de entrar en Jerusalén sobre un asno; sería traicionado; moriría crucificado etc. etc. etc., para mencionar solo algunos de los signos que los Cristianos presentan para “probar el mesianismo de Jesús? La respuesta, por supuesto, es que Jesús NO sabía NADA de estas alegadas señales, que fueron “descubiertas” mucho tiempo después de su muerte y entierro por los exegetas de la Iglesia mientras “curioseaban con maldad” en las Escrituras Hebreas en busca de “textos probatorios.

¿Pero qué era la señal que Jesús (supuestamente) dio de sí mismo a esa generación – la señal del profeta Jonás? Jonás permaneció en el vientre de la ballena durante tres días Y tres noches. La Única señal que Jesús pudo presentar fue que él estaría en el corazón de la tierra (¡la tumba!) durante tres días y tres noches. ¿Pero los estuvo?

Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del sábado (viernes), José de Arimatea ... lo puso (a Jesús) en un sepulcro…” Marcos 15:42-46. “El primer día de la semana (Domingo), María Magdalena fue de mañana, (Juan 20:1 dice “ siendo aún oscuro” ... ¿Cual es la correcta) “vinieron al sepulcro ...” Marcos 16:2. ¡Por más que estrujemos estos pasajes no obtendremos más que dos noches (la noche del Viernes, y la noche del Sábado) y un día –Sábado, el Sabbath! Obviamente Jesús no cumplió con la “señal” de los tres días y las tres noches del profeta Jonás. ¡Pero ese NO es el fin del problema!. Leemos en Mateo 16:21, Marcos 8:31, Lucas 9:22 que Jesús empezó a decir a sus discípulos que sería asesinado pero que se levantaría de nuevo al tercer día (o de acuerdo con Marcos cuando hubieran pasado tres días) Pero en Juan 20:9 leemos una sorprendente declaración:”PUES AÚN NO HABÍAN ENTENDIDO LA ESCRITURA : QUE ERA NECESARIO QUE ÉL RESUCITARA DE LOS MUERTOS” Previamente se nos ha dicho que Jesús ha mencionado expresamente su muerte y resurrección a sus discípulos. Ahora un rato después se nos dice que Simón, Pedro y el discípulo “al que Jesús amaba” nunca oyeron acerca de resurrección alguna “pues aún no habían entendido la Escritura: que era necesario que él resucitara de los muertos ... ” Ellos asumieron, junto con María Magdalena, que el cuerpo de Jesús había sido trasladado a otra tumba desconocida (Juan 20:2-8). ¿No conocían la ÚNICA SEÑAL dada a esa generación? ¿O es todo un torpe cuento creado para restaurar la fe a una banda de creyentes desilusionados que habían estado esperando el Reinado de Dios; pero que sin embargo consiguieron un crucificado, frustrado y supuesto “mesías” que no obtuvo ninguna libertad, paz ni redención para sus seguidores, su pueblo ni el mundo?

¡La señal del profeta Jonás... la señal que nunca ocurrió!

Por: Mordecai Alfandari

Traducido por Baruj Prieto